Medicina: uno de cada tres ingresantes a la Facultad de La Plata es extranjero

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Este año 3000 jóvenes asisten al curso nivelatorio; la comunidad más numerosa es la de Brasil, más de 500; también hay estudiantes de Venezuela, Chile, Perú, Bolivia y Ecuador.
LATA.- Daniel Camargo tiene 35 años y hace un mes llegó de San Pablo con una licenciatura en Administración de Empresas y un posgrado en Comercio Exterior. Pero su sueño siempre fue ser médico.
 
Ahorró dinero, renunció a su empleo y se inscribió en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Es uno de los más de 500 brasileños de los 1000 extranjeros que quieren estudiar esa carrera en esta ciudad. Este año son 3000 los alumnos del curso de nivelación, que está saturado y carece de espacio y comodidades para que todos puedan atender las clases.
 
Pese a que fue gerente de un banco, Camargo nunca pudo estudiar Medicina en Brasil porque es muy costoso y "solo los ricos lo pueden hacer". Dice que ahora se siente feliz, que le cuesta entender y hablar el español, pero que quiere mejorar porque quiere quedarse a vivir en la Argentina.
 
Su historia es una entre los cientos de estudiantes brasileños y de otros países que este año llegaron masivamente a La Plata para comenzar sus estudios de Medicina. En total son más de 1000 los inscriptos extranjeros de un total de 3055 aspirantes. Las autoridades académicas están sorprendidas por la cifra que cada año es mayor. Sostienen que si bien recibir a estudiantes extranjeros no es un fenómeno nuevo, sí lo es el gran número que se inscriben.
 
"Este crecimiento comenzó en 2015 cuando se eliminó el curso de ingreso, en el último año del gobierno kirchnerista. Al no haber ningún curso o examen eliminatorio los extranjeros hacen cuentas y ven que es más conveniente y barato instalarse en La Plata y cursar sus estudios que pagar su formación en su país de origen", dijo a LA NACION la decana de Medicina Ana Lía Errecalde.
 
Camargo coincidió con Errecalde y ensayó una explicación de su caso. "En Brasil trabajé como gerente en el área jurídica del Banco de Brasil y también en el Banco Santander. Mi sueldo rondaba los 8000 reales (unos $48.000) y nunca hubiese podido pagar los 10.000 reales (unos $60.000) que cuesta estudiar Medicina por mes. Estudiar en Brasil carreras como Medicina es muy caro. Pero acá la Facultad es gratuita y puedo mantenerme con los ahorros. Mi idea es continuar aquí, recibirme y ejercer la medicina en un hospital", dijo Camargo que asistió a su primer día de clase en el curso nivelatorio con la camiseta de la selección nacional de su país.
 
 
Otra estudiante, Izabella Matos, contó que "en Río de Janeiro hay 120 vacantes para estudiar Medicina. Cincuenta son para todos. Las otras 70 se reparten en cupos especiales para personas de raza negra, indios, jóvenes de escasos recursos y alumnos de escuelas públicas".
 
Las estadísticas de esta Facultad indican que de los 1000 extranjeros que recibieron, la mitad son brasileños. También muchos llegan de Venezuela, Chile, Perú, Bolivia y Ecuador. La brasileña, al ser la comunidad estudiantil más numerosa, ya comenzó a formar grupos de WhastApp, a tener reuniones para estudiar y salir a los bares platenses.
 
Su relación con los estudiantes argentinos no es mala, pero algunos sostienen que no son del todo bien recibidos. "Ellos se manejan en grupos. No les doy mucha importancia. Estudio con mis compañeras y trato de prepararme para cuando arranquen las clases", dijo Mariela una estudiante platense que hacía fila para ingresar al curso nivelatorio.
 
Wallintong, que llegó de Río de Janeiro donde cursó la carrera de Administración y no terminó, dijo que fue bien recibido. "La gente acá es muy tranquila. Los compañeros son buenos. La ciudad es pacífica y hay posibilidades laborales".
 
Su compañera Mirna Borba agregó que en Brasil los estudiantes tienen que rendir un examen de ingreso eliminatorio: "El que no pasa la prueba no comienza la universidad y debe esperar hasta el próximo año para probar suerte".
 
En cambio, en esta Facultad el curso eliminatorio fue reemplazado por uno nivelatorio. Este año, el curso tuvo serios inconvenientes y el primer día de clases los casi 3000 alumnos que se presentaron no tenían espacio ya que las autoridades habían calculado la mitad de cupos.
 
"Lo que pasó es que el curso nivelatorio este año no es obligatorio. El año pasado fue obligatorio y solo lo cursó el 50% de los estudiantes. Luego el otro 50% que no cursó realizó presentaciones legales y la Facultad tuvo que permitir que cursaran todos. Este año pensamos en hacerlo opcional. Y pensamos que solo la mitad iba a presentarse, pero llegaron más de los previstos", concluyó la decana Erreclade.
 
En efecto, los cursos nivelatorios se prepararon en dos turnos en un edificio anexo de la Facultad de Medicina situado en la calle 7 entre 63 y 64, con capacidad para más de 400 alumnos. El centro de estudiantes hizo su reclamo y las autoridades académicas anteayer decidieron abrir un tercer turno para que nadie se pierda las clases.
 
Fuente: lanacion.com.ar 16/2/2018
Su voto: Nada