Creen que el endoscopio secuestrado no fue el usado con Débora Pérez Volpin

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Los abogados de la querella manejan la hipótesis de que ese equipo no fue el que se utilizó para hacerle el estudio a la periodista.
 
Débora Pérez Volpin falleció mientras le hacían una endoscopía en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo. Durante el procedimiento, la periodista y legisladora se descompensó y no pudo ser reanimada. El endoscopio utilizado para el estudio es, por lo tanto, un elemento clave en la investigación.
 
Mirá también
Débora Pérez Volpin: los resultados de la autopsia no estarán el viernes
Los días siguientes al fallecimiento, la Justicia ordenó dos allanamientos al sanatorio. La agencia Télam informó que se secuestró, además de la historia clínica, el endoscopio con el que se realizó el estudio completo con el procesador, el CPU, y dos sondas, y se pudo determinar que el procedimiento no había sido grabado.
Además, se retiró información digital e impresa del resonador magnético y tomografía, información del equipo anestésico e información general de estudios realizados a la paciente como ser análisis de sangre y electrocardiogramas.
 
Sin embargo, según lo que pudo averiguar Clarín, los abogados de la querella manejan la hipótesis de que ese equipo secuestrado no fue el que se utilizó para hacerle el estudio a la periodista. Estiman que "lo cambiaron".
Los querellantes le mostraron una foto del equipo secuestrado a un perito gastroenterólogo, con muchos años de experiencia en la realización de endoscopías. El experto respondió que el equipo que mostraba la imagen es muy antiguo, que no se usa hace muchos años, y que es obsoleto. Dijo que esos equipos "no existen" en una clínica como la Trinidad.
 
Por lo tanto, desde la querella consideran que el equipo fue cambiado. El principal motivo sería ocultar posibles imágenes o grabaciones del procedimiento, algo que podría resolver todas las incógnitas. Según confirmaron a Clarín fuentes del caso, el departamento de Cibercrimen de la Policía porteña descubrió que la máquina secuestrada no grabó la operación, por lo que no hay imágenes de lo que sucedió ese día.
 
Además de la respuesta del perito, la querella piensa demostrar "con fundamentos científicos" que ese no fue el equipo utilizado. Mientras tanto, el endoscopio en cuestión sigue en manos de la policía.
 
Fuente: clarin.com 16/2/2018
Su voto: Nada